10 Razones evangélicos deben hablar con los católicos

Dr. Thomas Schirrmacher, presidente del Consejo Internacional de la Sociedad Internacional para los Derechos Humanos und Embajador para los Derechos Humanos y silla ejecutiva de la Comisión Teológica de la Alianza Evangélica Mundial, reunidos Francisco en el Sínodo Mundial de la Iglesia Católica, la Ciudad del Vaticano, 14 de octubre 2015.

Nota del editor: The Christian Post ha organizado con el notable Dr. evangélica Thomas Schirrmacher, experto en y amigo de la Iglesia Católica, para ofrecer cobertura exclusiva y rara del Sínodo de la Iglesia Católica programada para el 03 al 24 10.

Este Sínodo Vaticano está generando gran interés entre los católicos y evangélicos por igual como Francisco continúa haciendo gestiones para aumentar la cooperación con los evangélicos para proteger la libertad religiosa en un mundo de una mayor persecución de los cristianos.

Schirrmacher es presidente del Consejo Internacional de la Sociedad Internacional para los Derechos Humanos und Embajador para los Derechos Humanos y silla ejecutiva de la Comisión Teológica de la Alianza Evangélica Mundial, la mayor asociación evangélica en el mundo.

Sólo una evangélica fue invitado a tres semanas del Sínodo de este año: el Dr. Schirrmacher. A continuación se muestra su exclusivo blog CP de esta reunión histórica:

Aquí están mis diez razones para hablar con los líderes católicos, entre ellos Francisco.

1. Quiero que cada líder cristiano en todo el mundo para conocer las posiciones evangélicas, no desde hear-decir o los medios de comunicación, pero de primera mano de la boca de un Evangélica.

A veces el resultado es las cosas cambian, pero en su mayor parte termina falsas concepciones sobre nosotros y se suma a la comprensión, que incluso puede llevar a un extremo de la discriminación en contra de nosotros.

2. Quiero escuchar de primera mano lo que soportar otros líderes e iglesias cristianas para y tengo que decir. No quiero seguir Hear-decir o los medios de comunicación.

Por lo tanto, aprendo mucho. A veces me entero de que el otro lado es farer lejos de nosotros de lo que pensaba. Pero más a menudo, me entero de lo que tenemos en común, que tengo que escuchar con más atención o que puedo aprender mucho de ellos.

3. Necesitamos un diálogo permanente sobre cuestiones teológicas centrales, para reunirse siempre que sea posible, y para tener una idea clara de dónde estamos de acuerdo, ¿por qué no estamos de acuerdo y cómo queremos manejar los desacuerdos.

Si no hacemos esto en el nivel superior, lo dejamos a la lucha de la calle!

4. La amistad es un mejor lugar para discutir las diferencias profundas en la teología que el odio o nunca a hablar entre ellos en absoluto.

Esto lo aprendí de el homónimo de nuestro seminario, el reformador Martín Bucero, que practicó esto incluso en tiempos de la Reforma, en medio de un lenguaje muy emocional el uno del otro.

5. Quiero teología evangélica de estar presente allí donde la teología se adopta o discutido a nivel global.

Tenemos que estar en el medio del lío! Esto es cierto para las reuniones cristianas de todo el mundo, reuniones religiosas, conferencias académicas y eventos de la ONU. Esta estrategia no debilitar nuestra teología y la convicción, sino todo lo contrario: se refina nuestras ideas como a menudo tenemos que hacer una descripción clara, sobre todo cuando somos débiles en nuestros argumentos.

6. Durante décadas he hecho campaña por una mayor solidaridad de la iglesia en general con los cristianos discriminados y perseguidos.

Lo hago todo con la máxima dirección de todas las iglesias y confesiones. Esta fue mi reciente mensaje al Papa en la sesión plenaria del Sínodo del Vaticano!

La persecución y el martirio es el lugar equivocado para discutir nuestras diferencias. Tenemos que cooperar tanto como sea posible para luchar contra la persecución. Esto incluye, por supuesto, hablando abiertamente sobre los casos en que los cristianos persiguen a los cristianos! El Papa nos ha ayudado en varios casos en los que este fue el caso en contra de los evangélicos.

7. La Iglesia católica cuenta con 1,2 millones de miembros. Las iglesias pertenecientes a las alianzas miembros de la AEM tiene 600 millones de miembros. Juntos formamos tres cuartas partes de mundo el cristianismo.

Podemos añadir el Consejo Mundial de Iglesias con el mismo tamaño. Así nos encontramos con unos a otros cada día en todo el mundo, en la política, en lo académico, en economía, en lo social, en la teología académica, en las consultas. ¿Cómo no hablar unos con otros? El mundo que nos exspects hablar!

8. Existen importantes cuestiones morales y socio-políticos donde los católicos y evangélicos están juntos contra los males en este mundo, a veces con muchos otros (por ejemplo, el tráfico de humanos, corrupción), siendo a veces el único gran aliado de la otra (por ejemplo, aborto o del mismo sexo el matrimonio).

Para combatir esos males juntos tenemos que hablar.

9. Y después de todo: no podemos renunciar a la unidad de la Iglesia, a pesar de que para nosotros es ante todo es una unidad en la fe, no en cuestiones de organización.

La unidad es un largo camino por recorrer y probablemente inalcanzable, pero sin embargo no podemos omitir una orden por Jesús sólo porque creemos que no va a funcionar. La Alianza Evangélica Mundial fue fundada por esta misma razón y no puede establecerse con lo que hemos logrado hasta ahora.

10. Por último, pero no menos importante, el Nuevo Testamento nos ordena: “Vivo con toda la gente en paz, siempre que está de su lado.”

Esto no excluye a nadie.

Comenta Desde Facebook!

comentarios

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *